miércoles, 26 de noviembre de 2008

MOXIBUSTION Y VENTOSAS TERAPIAS MILENARIAS







La Moxibustión es una terapia que se encuadra dentro de la Medicina Tradicional China y aplica calor estimulando puntos específicos del cuerpo. La Moxibustión no es tan conocida como la Acupuntura pero se suelen utilizar de forma complementaria.

¿Qué es la Moxibustión?
Es un método terapéutico que usa las propiedades curativas de la planta artemisa y del calor para reequilibrar el estado de salud en general y para trabajar sobre trastornos más específicos como la debilidad de energía, artrosis, problemas musculares crónicos, etc.
Hay diferentes modos de aplicar la Moxibustión, siendo los más importantes:
La Moxibustión con conos. Es el que se aplica utilizando la planta de artemisa prensada en forma de pequeños conos que se colocan sobre determinados puntos de acupuntura y se encienden para transmitir el calor de la brasa al cuerpo del paciente. Se pueden usar directamente sobre la piel o sobre láminas de jengibre o ajo.
La Moxibustión con puros. En este método se usa la planta de artemisa prensada en forma de puro, se enciende un extremo y se dirige a determinadas zonas del cuerpo.

¿En qué se basa la Moxibustión?

A un nivel funcional, al estimular los puntos por Moxibustión, los impulsos provocados por las terminaciones nerviosas de la piel causan la dilatación de los capilares incrementándose la circulación en todo el cuerpo en general y sobre las aéreas asociadas al punto que tratamos.

A un nivel teórico se basa en la teoría de los meridianos de la medicina tradicional china, según la cual los diferentes desequilibrios del ser humano se deben a trastornos producidos por factores patógenos externos, por las siete emociones, o por desequilibrio entre las fuerzas yin y yang del cuerpo. Utilizamos la Moxibustión para introducir calor en los meridianos, estimular puntos de acupuntura, combatir el frío o la humedad interna o para favorecer las condiciones yin y yang de nuestro interior.
¿En qué nos puede ayudar la Moxibustión? A un nivel local la Moxibustión nos ayuda en:
Trastornos en las articulaciones (como la artrosis o la artritis)
Trastornos derivados del frío o la humedad (rigidez lumbar).
A un nivel más amplio la Moxibustión nos ayuda a:
Estimular el yang interno del cuerpo (fatiga)
Regular el sistema digestivo (nauseas, digestiones pesadas)
Regular el sistema reproductor femenino (trastornos en la menstruación)
Regular el ki de bazo (cansancio permanente, fatiga de brazos y piernas, necesidad de dormir).
Mayor producción de glóbulos blancos, glóbulos rojos y hemoglobina.
Mejora en el tiempo de coagulación y capacidad de generación de anticuerpos.

Origen e historia de la Moxibustión

La formación y el desarrollo de la Moxibustión cuentan con un largo periodo histórico.
Tuvo su origen después de que el fuego entrara en la vida del hombre. Es muy posible
que cuando calentaban sus cuerpos descubrieran accidentalmente alivio o desaparición de enfermedades al aplicar calor en determinadas partes del cuerpo. Después fueron buscando maneras de aplicar el calor sobre el cuerpo y descubrieron que la planta de la artemisa molida y prensada tenia una alto poder de concentración de calor y de cauterización.

Uno de los primeros tratados escritos en el que aparece la Moxibustión es el Huangdi nei jing o libro clásico de la medicina interna escrito entre los años 475 A.C. y el 221 D.C. Posteriormente aparecerían otros escritos entre los que destaca el manual ilustrado de puntos de acupuntura y Moxibustión escrito en el año 1026 D.C.
Hoy en día gracias a la difusión de la medicina tradicional china la Moxibustión se utiliza con frecuencia en todo occidente y en multitud de países del mundo. Es un método sencillo, sin efectos nocivos y que puede ser utilizado a nivel local por cualquier persona siguiendo unos sencillos consejos.

VENTOSAS


La aplicación de ventosas es una terapia que se incluye dentro de la Medicina Tradicional China y que también es popular en otras zonas del mundo. La aplicación de ventosas puede servir tanto para aliviar y mejorar casos agudos como casos crónicos.

¿Qué es la aplicación de las ventosas?

Se trata de uno de los métodos terapéuticos empleados en la Medicina Tradicional China (MTC) con la finalidad de provocar determinados estímulos cutáneos y tisulares mediante la producción del vacío.
Es una técnica muy útil en el tratamiento de problemas de los meridianos debido a un estancamiento de la sangre o del Qi. También es eficaz para expulsar los factores patógenos externos sobretodo el viento y el frío.

Las ventosas tradicionalmente han sido de bambú, madera, cristal, hasta las ahora revolucionarias ventosas de plástico por aspiración de presión negativa del aire. Sobre ellas hay alguna variante, como son las magnéticas.

El médico en Oriente, tenía tradicionalmente en el jardín o alrededores de su casa plantado bambú, planta autóctona de esos países, la cual era cortada delante del paciente cuando se necesitaba para los tratamientos, se pela la corteza y se tuesta un poco al fuego. Entonces ya está lista para ser utilizada. Por ello se pensaba que esa planta de la casa del médico, tenía extrañas propiedades al encontrar mejoría cuando se les aplicaba la ventosa de bambú. Lo cierto es que era la misma planta que la de cualquier otro lugar, pero bien utilizada en una práctica médica.

Las ventosas modernas se aplican gracias a una bomba de aspiración o pera de goma. Son muy prácticas. En cambio, para aplicar las ventosas tradicionales es necesario quemar una bola de algodón previamente mojado con alcohol en el interior de la ventosa. La combustión del oxígeno crea un vacio de aire dentro de la ventosa que al colocarla sobre la piel hace que se pegue a ella, que la succione. Esta técnica además de ejercer el efecto de la succión es más efectiva porque el calor del fuego ayuda a que los poros de la piel se abran y así los factores patógenos se eliminen. La aplicación de ventosas fijas habitualmente deja una marcas circulares en la piel, son hematomas provocados por la succión. La sangre y las toxinas han aflorado a la piel. Estas marcas desaparecen en una semana.

La aplicación de ventosas provoca
Efecto revulsivo (inflamación externa para quitar un problema interno)
Efecto relajante muscular.
Efecto analgésico.
Hiperemia local.
Eliminación de factores patógenos externos, sobretodo frío y humedad.
Activación de la circulación de XUE.
La aplicación de ventosas estimula el metabolismo.
Regulan el sistema nervioso.
Aumentan las defensas.
Mejoran los tendones.
Sedación
Mueve la sangre, la hace circular.
Aumenta el calcio en sangre.
Ayuda en la perdida de peso.
Saca la sangre mala, muerta, que no circula, sangre estancada.
Extrae los venenos de la sangre y el cuerpo.
Antiestres.
Estimula la zona, órgano y activa los puntos y meridianos.
Efecto analgésico. Tratamiento del dolor.
Sirve como diagnóstico y tratamiento.
Aumenta las defensas.
Eleva la cantidad de elementos en sangre.
Anemia. Leucopenia. Trombocitopenia.
Desintoxicación.

Hay tres aspectos principales para hacer tratamiento de ventosa:Meridianos, puntos, y órganos por zonas.
Para el diagnóstico nos fijamos en el color de la piel al aplicar la ventosa, la zona y el punto o puntos donde está colocada.

¿En qué nos puede ayudar las ventosas?

La terapia de aplicación de ventosas tiene aplicaciones muy amplias; en general, tanto las enfermedades de la medicina interna, como las del sistema nervioso o locomotor entre otras. Por ejemplo:, resfriado, tos, asma, celulitis, dismenorrea, parálisis facial, entumecimiento de los miembros, mordeduras de serpientes...

Podemos decir que siempre van bien cuando queremos eliminar toxinas de una zona concreta; derivar la sangre hacia otra zona; aportar sangre o nutrientes a otra; etc.

Origen e historia de la aplicación de ventosas

Es una terapia muy antigua, cuyos registros se encuentran en diversas partes del mundo, incluso nuestras abuelas las utilizaban con asiduidad, para los casos de resfríos o los empachos.

La terapia de aplicación de ventosas tiene en China una larga historia que se remonta a más de 2000 años. Es un método creado y desarrollado por lo trabajadores conformando parte del tratamiento de la MTC. Se hallan datos en obras antiguas, en la dinastía Jin (265-420) ya aparece una obra en la cual se detallan aplicaciones con este método.

También los egipcios la usaron, dejaron constancia escrita de su uso e Hipócrates y Galeno fueron defensores de sus numerosos beneficios. En Europa y América los médicos empezaron a utilizarla a principios del siglo XIX y desde entonces ha venido confirmándose clínicamente lo que la observación había mostrado: la aplicación de ventosas aporta numerosos beneficios para la salud.

La medicina árabe las utiliza desde hace miles de años con registros de innumerables enfermedades tratadas, las llamaban "Hijhama". Incluso las utilizaban en determinados días del mes respetando los ciclos lunares para obtener mejores efectos terapéuticos.